Luis Ángel Pinasco: “Felizmente hice cosas que me mantienen vigente”

Luis Ángel Pinasco, Actor y animador.

Celebra sus 50 años. Actor y animador cumple, este 2012, medio siglo de vida en la pantalla chica. El popular ‘Rulito’ recuerda los inicios de la televisión nacional, sin embargo revela que pese a su larga experiencia se ha sentido muchas veces relegado por su edad.

Renato Arana Conde.

Luis Ángel Pinasco se siente con autoridad al hablar de televisión y no es para menos cuando es casi un fundador de la misma. Con cincuenta años de experiencia en la ‘caja boba’, nos cuenta cómo fueron los inicios de este mundo de luces y escenarios, así como su percepción del presente y de las deudas que tiene consigo mismo.

-¿Exactamente cuándo cumple cincuenta años en la televisión?

Dos de julio, pero considero que 1962 marca una etapa, así que este año es importante para mí. Empecé en ‘El show de shows’ de Canal 2, presentando a Olga Guillot. He sido testigo presencial del desarrollo de la televisión: ingresé cuatro años después que se inauguró.

-¿Y qué hecho lo ha impactado más?

La TV fue, al principio, artesanal. Por ejemplo, los luminitos eran los electricistas, el vestuario eran las costureras de barrio. Se fue haciéndola paso a paso e íbamos inventándola día a día. ¡La televisión más peruana no podía ser! Poco a poco aparece la evolución, pero lo que sí considero es que era una televisión más humana. Se llegaba más a la gente con contenidos.

-¿Qué se ha perdido?

La tecnología ha avasallado un poco la naturalidad. Antes, el hombre o mujer que salía en la pantalla era un invitado que te hablaba directamente.

-La gente que aparece en la TV debería ser excepcional porque se dirigen a miles, ¿no?

La televisión tiene una gran responsabilidad y tienes que mantener cierta ecuanimidad, tener tino para hablar cuando eres conductor… (se pone reflexivo) ¿Sabes?, han desaparecido los animadores. Ya no hay el maestro de ceremonias como antes.

-¿Y qué se ve ahora?

Animadores de realities. Eso ha cambiado mucho y no es por culpa de la televisión sino del medio que se vive en el país. La televisión solo lo refleja.

-¿Los programas en que la gente revela sus intimidades por cierta cantidad de dinero que le provocan?

Lo que pasa es que ha habido una vulgarización de la televisión. Estoy leyendo uno de los últimos libros de (Umberto) Ecco y nos dice que estamos dando marcha atrás porque los medios, en el mundo entero, están banalizando la vida de la gente. Todo lo teatralizan en un show, sin el menor análisis.

-Y como actor de Al fondo hay sitio, ¿qué aporte tiene la serie para combatir esa banalización de la que habla?

La serie trata de reflejar algo que pasa en la sociedad, mostrar algo para denunciar. A lo mejor, una situación de racismo, la intolerancia de gente con mayor poder adquisitivo, del arribismo, del sinvergüenza. No tiene un carácter educativo, sino te muestra cómo es la realidad. Por eso la serie tiene un éxito tremendo.

-Y eso se refleja en la calle, me imagino.

Sí, pero por ejemplo mi personaje (Bruno Picasso) es un sinvergüenza pero he tratado de darle un toque de comicidad. Entonces, a la gente le gusta y me pasa la voz sin ningún rencor.

-Su encanto personal ha suavizado el personaje.

Yo lo he hecho más burlesco, ¿no? He tratado de darle ese matiz. ¡Los niños cómo se me acercan! Me podrían odiar porque he tenido frases fuertes, choleo a la gente como no tienes idea… pero, al contrario, me tratan bien.

Se viene una quinta temporada de la serie.

El éxito es tan grande que podría durar cinco años más, fácilmente, porque la vida no cambia. Siempre va a haber pelea entre barrios, entre comadres, la diferencias.

¿Y a usted le gustaría seguir un año más en Al fondo hay sitio?

Yo estoy dispuesto a seguir trabajando. Otro gran problema en nuestro medio es que a la gente mayor, como uno, cada vez les van cerrando las posibilidades de trabajar. Yo he hecho noticieros. En el cable ves siempre gente mayor, no ves jóvenes, sin embargo yo no tengo la posibilidad de hacer noticieros. Acá la tendencia es usar siempre gente joven. Es difícil ver a un canoso.

-¿Se ha sentido relegado?

Sí, bastante. Yo ya siento que tengo menos posibilidades. Ahora, estoy haciendo de actor luego de ser maestro de ceremonias, locutor, productor, director, narrador de fútbol, de noticias, etc. Felizmente he podido hacer esas cosas que me mantienen en vigencia. ¡De no haberlas hecho, hace rato me hubieran archivado! Siento que cada vez me dan menos espacio… Y justo en el momento en el que más sabes, más experiencia tienes, te van dejando de lado. ¡Es una lástima! Es una realidad que no se puede cambiar.

-¿Qué le gustaría hacer?

Estoy fascinado con la idea de hacer un proyecto de un programa de conversación, que sea totalmente informal, que incida en aspectos más humanos de personajes conocidos. A eso todavía no se ha llegado, así que tengo una deuda conmigo mismo de querer hacer más cosas porque tengo más mundo, veo bastante la televisión extranjera. Tengo algunos compromisos conmigo mismo antes de terminar mi ciclo. Hay otra cosa: a un animador nunca le puedes decir ‘hasta aquí nomás llegaste’. ¡Los animadores mueren en el escenario!

-Así no se les den las oportunidades…

¿A una persona que está en su sano juicio, que goza de una salud le vas a decir que se retire? ¡No pues! No hay ninguna posibilidad. No sé hacer otra cosa que ésta.(Larepublica.pe)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: