Jurgensen: «Para sobresalir los bolivianos apelamos a la creatividad»

 

El boliviano detrás del éxito de Al fondo hay sitio

 

Texto: Ricardo Herrera F. / Fotos: Ricardo Herrera/ archivo personal

El boliviano Eric Jurgensen  ya forma parte de la historia de la televisión peruana.

Desde que asumió la gerencia general de América TV no solo logró sacar al canal de la quiebra en la que se encontraba sino situarlo en los primeros lugares de audiencia. También es uno de los principales responsables del éxito de la teleserie Al fondo hay sitio, que hoy domina  los rating del país vecino, de Bolivia y va ganando terreno en Paraguay, Ecuador, Uruguay en los canales hispanos de Estados Unidos.

En su oficina de Lima, desde donde dirige y además coordina la programación del canal, Jurgensen conversó con Extra acerca de su trabajo, su familia y la visión que tiene de la vida.

Más que de reconocimientos y galardones las paredes de su ‘bunker’ están  llenas de fotografías de su familia. Frente a su amplio escritorio hay más de seis televisores que siguen la emisión de América TV y de otros canales; Jurgensen va eligiendo las imágenes con los cuatro controles remotos que tiene a la mano. Durante la entrevista su teléfono no para de sonar, pero nada lo distrae mientras  cuenta su historia personal, profesional y de su fe en que siempre se debe ser positivo en la vida.

– ¿Cómo llegó a hacerse cargo de América TV?
-En 2002 falleció mi esposa y sentía que el mundo se me caía. Me quedé solo y a cargo de cuatro niños. Por esas cosas de la vida  un amigo de Telemundo me llamó para decirme que América TV de Perú estaba reestructurándose y buscaba un nuevo gerente general. Me dijo que le  daría mi nombre a la empresa de ‘head hunter’, (reclutamiento y selección de personal)  que estaba a cargo de esa tarea.  No pasaron ni dos días y me llamaron para una entrevista. Un par de días después me volvieron  a tomar un examen muy largo por Internet y después  me volvieron a llamar para decirme que era uno de los finalistas y que querían entrevistarme  en Lima y entonces me vine.

La administración quedó en manos del grupo Plural y ellos me contrataron y me vine con mis cuatro hijos a iniciar una nueva vida.  

– ¿Cuál era la situación del canal cuando llegó?
-En 2003 teníamos una deuda de $us 100 millones y se estimaba que para salir de esa situación íbamos a tardar hasta 2020, pero eso lo logramos en poco más de ocho años en los que no solo pagamos la deuda, sino que obtuvimos un patrimonio de $us 55 millones.

Fue algo extraordinario y el desafío más grande que he tenido en mi vida. Me siento muy orgulloso de haber sido parte del reflote de América TV. Hoy es una empresa muy rentable y desde hace más de 100 meses somos líderes en el mercado peruano.
Además el canal maneja el 40% de la torta publicitaria de toda la televisión, que actualmente es de $us 300 millones.

-¿Cómo fue que se logró revertir una situación crítica como la que tenía América TV?
-La verdad es que no fue fácil. Fueron muchas horas de trabajo. Recuerdo que llegaba aquí a las 7:30 de la mañana y salía a medianoche.  Pero por supuesto no he sido yo el único responsable de todo esto, tal vez he tenido la sabiduría de formar un muy buen equipo  con gente muy capaz, como por ejemplo el gerente comercial del canal, Pablo Massi, que también es boliviano y posiblemente uno de los gerentes más preparados de Latinoamérica.

Productores como Efraín Aguilar, Estela Redhead, guionistas como Gigio Aranda y  muchas otras personas que trabajan en la parte técnica, de promoción y en la parte periodística que es muy importante, porque este canal tiene un alto grado de credibilidad. Me atrevo a decir que somos el canal que más produce en el Perú. Nuestra programación tiene un 60%  de producción propia, un 30%  de Televisa y el 10% es todo lo demás.

 

 

 

 

 

MOMENTO. Junto a sus dos hijas menores y el actor Erick Elera, que hace de Joel en la teleserie Al fondo hay sitio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

– ¿El hecho de ser extranjero fue un obstáculo para abrirse espacio en Perú?
-No tuve ningún problema y agradezco más bien al Perú por haberme abierto las puertas y dejarme ser parte de la historia de América TV. Llevo diez años viviendo aquí y un contrato para otros cinco años.

-¿Cuál ha sido la producción más exitosa?
– Tenemos muchas producciones que han tenido éxito, pero sin duda que Al fondo hay sitio ha superado a todas. Ya estamos en el cuarto año y estamos definiendo si va un año más. Ya hemos hablado con los productores, y los guionista, que la verdad son un equipo espectacular que se ha unido a un  grupo de talentosos artistas que es lo mejor que  existe hoy en día en este país.

LABOR. Cuenta que no se pierde los diez primeros capítulos de todas las telenovelas y que constantemente está revisando cómo le va en los rating de los países en los que se emiten.
 

 

 

 

 

 

 

 

 
-¿Cuál es el secreto del éxito de Al fondo hay sitio?
-Los guionistas han sacado una radiografía de la sociedad peruana.
Al fondo hay sitio es una teleserie en la que 65% es comedia y el resto es drama. Unimos ambos géneros y hemos recreado la realidad de la sociedad peruana. Es por eso que este programa es visto por todos los segmentos de la sociedad. Es un fenómeno y lo que más me complace es que también sea un éxito en Bolivia.

– Al parecer esa radiografía de la sociedad peruana funciona también para la de Bolivia
– Sí, porque somos muy parecidos.

Las sociedades tienen muchas similitudes. Acuérdese que éramos un mismo país. Y ha tenido también buena aceptación en Ecuador y Paraguay.  Todavía me pregunto, ¿por qué  mis amigos de Televisa o Telemundo no han comprado el formato para producirlo ellos? Yo creo que el que se anime va a tener éxito.

 

PAREJA. Junto a su actual esposa Sandra Hoffman, que es madre de su hija menor. Ella es hermana del actor ‘Pato’ Hoffmann.
 

 

 

 

 

 
-¿Pensaron que  duraría  tanto tiempo en la pantalla?
-Venimos de otra producción que se llamaba  Así es la vida y de la que  llegamos a producir mil horas  en cinco años. Una comedia con el mismo concepto, el mismo guionista, directores y una parte de los actores de Al fondo hay sitio. Ya es un equipo que ha probado ser muy bueno, pero la diferencia es que el fenómeno de Al fondo hay sitio no es solo en el Perú, sino que ha trascendido a otros países y queremos seguir produciendo la serie. Para eso vamos a construir más estudios de grabación.

Sabemos muy bien que la penetración de la televisión por cable e Internet está creciendo a pasos agigantados y la fórmula para que los canales de televisión abierta se sigan manteniendo es la producción local.

 

APEGO. Sus afectos siempre lo acompañan. Su oficina está llena de fotografías de su familia e incluso el salvapantalla de su computadora tiene una imagen de sus hijas

 

 

 

 

-¿Es verdad que el costo de cada capítulo de Al fondo hay sitio es de $us 15.000?
-Nos cuesta más que eso. El costo de producción debe estar en unos $us 30.000.

-¿Qué es lo que más le ha sorprendido del éxito de Al fondo hay sitio?
-El que toda la gente la ve y le gusta y eso es muy difícil. Hay productos que son más vistos por los sectores populares, pero aquí la ven gente de todas las clases sociales y eso es lo que la  hace única.

-¿Por qué no se produce teleseries similares en Bolivia?
-Una telenovela extranjera o ‘enlatada’ en Bolivia cuesta entre $us 250 y 500 cada capítulo. Producir algo similar a nivel local costaría  por lo menos $us 20.000.  La torta publicitaria es pequeña y no hay mucho incentivo de los canales para producir, porque es mucho más rentable ‘la lata’.  Es un tema de costo-beneficio. En países pequeños, como Bolivia, no hay mucha producción nacional, puede haber programas de concursos, noticieros, pero los de ficción resultan muy costosos.

-¿Cómo fue que se vinculó con la televisión?
-Empecé a estudiar Ingeniería de sistemas y me ‘tragué’ durante tres años  todas las materias de cálculo, física, etc. El año 1981 la computación no estaba en su auge y menos en Bolivia, entonces pensé que lo mejor era cambiar a una carrera que me fuera a ser útil en el país. Entonces decidí tomar cursos de finanzas, contabilidad y desde el primer día me encantó marketing.

 

PADRES. Su madre es María Teresa Flores y su padre, Arnold, es chileno descendiente de alemanes. Vive en Bolivia hace 53 años. Tiene tres hermanos: Jaime, Kurt y Klaus.

 

 

 

 

 

Me gradué de administración de empresas y me especialicé en marketing. Lo curioso fue que el primer trabajo que tuve en Bolivia fue de gerente de ventas de una empresa de computación (risas). Varios meses después conocí a los Garafulic, (Raúl padre e hijo),  y ellos me invitaron a la familia de ATB y así fue que entré, de casualidad, porque yo no los conocía a ellos.

-¿Hay talento para exportar en Bolivia?
-En todos lados hay talento. Es cuestión de que surjan oportunidades y que se las busque. Por ejemplo, tengo un grupo de amigos bolivianos que viven en Perú que son excelentes profesionales y tienen importantes cargos en diferentes empresas.

-¿Cuáles son los defectos del boliviano que le impiden sobresalir?
-A mí no me gusta hablar de los defectos, más bien de sus virtudes. Creo que una de ellas es ser creativos, porque venimos de un país pequeño, con economía más chica y para sobresalir los bolivianos hemos tenido que apelar mucho a la creatividad y la inteligencia emocional, que es una parte importante.

-Pero ¿los bolivianos no somos demasiado pesimistas?
-Creo que sí, pero no solo los bolivianos. Todos tenemos las mismas capacidades, pero muchas veces la sociedad, en algunos casos la iglesia y nuestros padres, sin querer,  nos han programado de esa manera complicada. Uno tiene que cambiar  y reprogramarse en positivo. Yo prefiero ver la vida siempre en positivo, que las cosas malas se queden atrás. Uno tiene que vivir de recuerdos buenos. Nuestros ‘files’ que nos traen tristezas hay que cerrarlos y abrir los de recuerdos y cosas buenas, porque eso nos da satisfacción y tranquilidad.

Fue esa actitud la que le  ayudó a superar la muerte de su esposa?
-Por supuesto. Al principio estaba muy desmotivado cuando murió Susy (Claure), pero un día me levanté y me dije: “Tienes cuatro hijos que dependen de ti y debes seguir adelante. Con el tiempo vas a entender, porque Dios hace las cosas” y así fue.  Seguí adelante y encontré a una mujer excepcional como mi actual esposa (Sandra Hoffmann) que no le importó que tuviera cuatro hijos, no dudó y se vino conmigo a Perú.
-¿Se puede decir que usted es un boliviano que ha ganado de visitante?

-Yo me siento un ganador y voy a tratar de seguir creciendo más.

 

HIJOS. Klaus (24), Melanie (15), Kimberly (22), Oliver (17) y Kiara (7)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Estaré unos años más en Perú y luego buscaré otro mercado. Voy a seguir haciendo televisión que es lo que realmente me fascina. Todos los días me levanto con mucha felicidad de venir a trabajar en lo que me gusta. Posiblemente el día que me levante triste será el momento en que me retire o cambie de rubro, pero gracias a Dios estos 26 años han sido para mí de mucho aprender. Creo también que me ha ayudado mucho formarme en una televisión boliviana empírica en donde se utiliza mucho la creatividad para remplazar la falta de  presupuesto.
Un brasileño que está acostumbrado a manejar un canal de televisión con miles y millones de dólares no podría trabajar como lo hemos hecho aquí. En cambio la experiencia de manejar canales más chicos me ayudó a aguzar el ingenio a la creatividad para lograr mejores resultados y vamos a seguir adelante, Dios dirá hasta donde nos lleva.

26 años en el mundo de la televisión
Eric Jurgensen Flores nació  el 9 de abril de 1963 en la ciudad de La Paz. Es el segundo de cuatro hermanos hombres. Se crió entre Calacoto y Achumani y estudió en el colegio Alemán y cursó la universidad en Tucson. Arizona (Estados Unidos). Incursionó en la televisión en 1986 en Paceña de Televisión, que luego se convertiría en la red ATB, de la que fue su gerente comercial. Luego pasó a trabajar en el canal 11 de La Paz, después estuvo en canal 6 y en canal 5 ( hoy Bolivisión). Su primera incursión fuera del país fue en Telefuturo de Paraguay y cuando estaba allí recibió la invitación para hacerse cargo de la gerencia de la Red Uno, cargo en el que estuvo hasta 2002. Al año siguiente se hizo cargo de América TV de Perú.

Ideas acerca del secreto del éxito 
Lo que tal vez pocas personas saben es que Eric Jurgensen ha escrito dos libros que ha llamado Almápsulas en los que plantea sus ideas acerca de la vida, la espiritualidad y acerca de lo que significa ser una persona verdaderamente exitosa. ¿- Qué es ser exitoso? “El éxito no tiene nada que ver con lo que mucha gente se imagina. No son los títulos nobles o académicos que tengas, ni cuanto dinero tienes, ni la sangre que fluye por tus venas. No tiene que ver con el poder que puedas ejercer. El éxito se debe a cuánta gente amas y haces feliz. Se debe a cuántos te admiran por tu integridad, sinceridad y humildad de espíritu y muchos aspectos más.

Por eso, levántate cada mañana sabiendo que Dios tiene grandes cosas preparadas para ti. Dios conoce tu valor. Él ve el potencial que tienes y puede ser que no entiendas todo lo que te está pasando en estos momentos, pero debes seguir con la cabeza en alto. Dios tiene el control y un gran plan para ti. Esa es la clave del éxito. El éxito se debe a cuántos te recuerdan cuando no estás presente. A cuanta gente colaboras y evitas lastimar. Se trata de que tus logros no hieran o lastimen a tus semejan- tes y no guardar rencor en tu corazón. (Fragmento del libro Almápsulas) (Eldeber.com.bo)

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: